PRESUNCIÓN IURIS TANTUM

La presunción iuris tantum adquiere una gran importancia para el accidentado, pues le exime de la prueba de existencia de relación de causalidad entre el trabajo realizado y la lesión sufrida. Por el contrario, quien alegue que el accidente ocurrido durante la jornada y en el lugar de trabajo no guarda ninguna relación con la actividad profesional desarrollada, debe aportar pruebas evidentes de ello, Así pues, la presunción puede destruirse mediante prueba de contrario, prueba que ha de ser cierta y convincente y no a cargo del accidentado; por la que sea evidente la absoluta carencia de relación entre trabajo, con todos los matices físicos y psíquicos, y el siniestro.